15 de septiembre de 2006

Vocaciones

Soy de vocación lavandera.
Bárbara Belloc.


Aferrado al palo de la escoba, sin siquiera la necesidad de montarla, emprendo la travesía. No estoy donde me ves. Me ves en el gran patio, abriéndome paso en un mar de hojas de roble y plátano, pero estoy…en ese mismo patio, diez años atrás, extraviado en el laberinto de mi adolescencia, tarareando amor no es literatura, si no se puede escribir en la piel -muchas noches habrán de pasar antes que unas manos aclaren el sentido de estos versos- ; o en un trasbordador surcando el Mekong, al tiempo que espío a una niña francesa y un chino elegante que ha comenzado a sufrir; o remendando mi vida -hago aquello que no hice, digo aquello que callé-.Y este no estar donde me ves, hace que barrer sea hermoso, lúdico, liberador... Y más tarde, cuando yacen las hojas en su nuevo lecho y hay olas dibujadas en el suelo, provisto de un balde, sobre el bullicio demente de la acequia me inclino, extraigo el agua que completará el adecentamiento de la casa. Entonces, la visión de la tierra y las plantas aseadas, jóvenes, como salidas de una lluvia de verano, provocan una emoción arcaica: la del orden, un orden exterior, ajeno, pero orden al fin.



Conocen ahora mi más secreta vocación. Pero como no se trata de una solicitud de empleo, me gustaría saber cuáles son sus ocupaciones favoritas del ámbito doméstico… las otras puedo imaginarlas

9 comentarios:

Quebrantapájaros dijo...

Disculpe amigo, pero (como yo) Ud., hace diez años, ya no era un adolescente.

Lo que me hace entrar en un éxtasis casi orgásmico y creativo (he resuelto capítulos de mi novela, remates de mis post y comienzo chispeantes de poemas) es lavar los platos. En lo posible escuchando música.

Adrian-Pegaso dijo...

Che, mi adolescencia paso tambien hace mas de 10 años... asi que dejemonos de jorobar en recordar mas alla de los 20... jejejejeje...

Mi vocacion??? Y la mas secreta???

Flor de jugador de tenis.

Bexos
Ad

sergio dijo...

Quebrantapájaros: ud sabe que yo aún sigo instalado en la adolescencia, si no cronológicamente, sí, mentalmente. En cuanto a lavar los platos, también me he pegado unos lindos viajes lavándolos. Será el detergente?

Adrián: un Vilas frustrado? digo Vilas como podría decir... nada, porque al margen del Vilas de mi -nuestras- infancias, lo ignoro todo del tenis. Y de su vocación doméstica, que a eso me dirigía, supongo que es cocinar -lo he inferido de sus posts- .

sergio dijo...

Adrián y Quebrantapájaros: Espero que ambos hayan leído el post con el epígrafe. Si no, léanlo -al epígrafe- que merece la pena.

Fragaria Vesca dijo...

A mí también me gusta lavar los platos. Las ollas no. Ahora, de secar, ni hablemos.
En realidad me gusta quitar cualquier suciedad de una superficie. Repasar el lavamanos, el posajabón; pasar el trapo húmedo sobre el piso de la cocina. Fernando Peña tenía una linda teoría acerca de quienes estaban obsesionados con la limpieza... :P

sobrenubes dijo...

No soy amante de las tareas domésticas...es más, me considero un desastre. De todas formas, debo asumir que cuando ordeno el antro en el que duermo (o más bien, vivo), me da una gran satisfacción y siento que mi cabeza también se ordena.
Si hay que preferir algo, lo más pasable sería lavar los platos, siempre y cuando no haya demasiada comida pegada y tenga guantes (soy demadiado chuchi, ajaja).
De todas formas, haga lo que haga, siempre me cuelgo, vuelo, me meto entre los susurros de las ramas...hasta que una bocina de mierda me desconcentra (o sería, me concentra?).
Bueno querido, aquí he cumplido con su pedido y disculpe la ausencia.
Besos

Anónimo dijo...

De vez emprendo esos viajes al mas alla, casi siempre me entretengo con la gamuza y el lustramuebles. SI SI, asi es... limpiando muebles y sacando el polvo del pasado, asi pasan mis horas. Debe ser algo psicologico no? pero soy feliz dejando todo brillante, como nuevo, en un estado de conservacion casi perfecto...intocable.

Señor, mi admiracion por sus escritos, llegara lejos y recordare estos viajes por el mas alla de las tareas domesticas.

No olvide...

abacho!
sebas

sergio dijo...

Fragaria: las ollas son algo así como las feas del baile, pobrecitas!!

Anto: de eso se trata, de que ciertas actividades, preferentemente manuales, nos permitan realizar maravillosos -o no tanto- viajes mentales.

Sebas: ummmmm, eso del lustramuebles no vale! aquí hablamos de viajes "al natural" no estimulados por sustancias extrañas... En realidad, acepto el comentario porque cuando era chico me gustaba mucho lustrar los muebles, por la sensación placentera que provoca el brillo de la madera y por el olor que se desprende de toda la operación.

Adrian-Pegaso dijo...

Siiiiii Sergio... cocinar!!!

(Sorry, mas rubio estoy mas tonto me pongo, jeje)

Bexos
Ad