6 de diciembre de 2006

NAVIDADES EN FAMILIA

Y como ya falta poco, y me imagino que será idéntica a otras, refloto este texto. De paso, si quieren, me cuentan cómo son las navidades en vuestras familias. Y dice:






En la insoslayable conversación homofóbica de la sobremesa navideña, mi muy católico primo cuenta el siguiente episodio:





Dos sacerdotes (para más datos, amigos suyos) miran TV en el momento en que actúa Antonio Gasalla. Entonces, uno de ellos dice: “¡Qué cara de trolo tiene!!” Y el otro agrega: “ Y voz también“. Por supuesto, el primero entiende “y VOS también” (y bue... por muy curas que sean hablan en argentino), ergo, se atraganta en un prolongado “Ahhhhhhh”. Y el segundo, el mal pronunciado, desesperado, aclara: “Nos vos, sino la voz que tiene”. Y el primero: “Ahh“ (esta más breve) Sobreviene la calma eclesiástica.





La cuestión es que, sospecho, en esos segundos de confusión, el escarnecido habrá deseado para el ofensor tormentos varios que van desde un campamento de refugiados en África, pasando por el infierno, hasta llegar a una semana al servicio del Papa Juan Pablo II (esta historia es pre Benedicto XVI, y no creo que, de haber ocurrido en este papado, el insultado hubiera ido tan lejos con sus malos pensamientos)





Terminado el relato, y como corresponde a un grupo de machos “argentinos”, nos reímos a mandíbula batiente. Sin embargo, lo que nadie dijo, y estoy seguro rondó los masculinos cerebros de mi familia, excepto claro está, el de mi muy apostólico primo, es por qué habría de sorprenderse tanto el cura de que lo creyeran maricón, ya que todos lo son. Porque, para el argentino medio los curas son putos o, al menos, algún “defectillo” tienen, pues si no, no se entiende que no garchen.




Y entonces, me imagino a cualquiera de mis tíos preguntándome (como estudié letras, paso por ser una especie de diccionario ambulante): “Eh, sobrino: ¿cómo le dicen a no garchar?” Y yo: “Celibato, tío”. Y mi tío: “Sí, ahora le dicen así... “

8 comentarios:

Nituni dijo...

Che, que lindo momento familiar. Mandale un saludo a tu primo de mi parte!

Anónimo dijo...

Jejej, excelente post! como me reí con: "y Sobreviene la calma eclesiástica" jejje. Mirá vos, no conozco a ningún cura fuera de "su trabajo" digamos, pero no creí pudieran hacer esos comentarios. Sino se hubiera retractado el segundo, o a pesar de haberlo hecho hubiera dicho "claro que voss tambien" ;) hubiera sido totalmente hetero el comentario. Así que la pasan con curas?? Tu primo sabe? que opina al respecto?
Abrazo y espero ver purpurina esta navidad ;)

Fabro
PD: si leí tu comment y ya tiene respuesta.
http://open-closet.blogspot.com/2006/11/quines-somos.html

Adrian-Pegaso dijo...

Y falto la tia o la prima torta y estaban todos!

Bexos
Ad

Quebrantapájaros dijo...

Sergio: como repetís post y ya te había comentado en el original de junio, copié el mismo comments y lo pegué aquí (la pereza es contagiosa):

"Las conversaciones familiares argentinas durante las fiestas tiene ese no sé qué... patético.

Reflexiones:

1.¿qué hacían dos curas viendo a Gasalla? Si lo que menos tiene un chupasirios es sentido del humor.
2.No garchar significa no soplar el "celibato", digo silbato. ja!
3.Otros de los prejuicios, además del de los curas, es que los estudiantes de Letras (varones) somos raritos. Creía que tu tío iba a indagarte sobre eso.

Pd: me da mucha felicidad este nuevo tipo de encuentro, con palabras de por medio y tanto por decir y tanto por escuchar."

sergio dijo...

Nituni, Fabro, Adriano y Quebrantapajaros: agradezco de coeur (como Nitumi por lo que se ve anda por las Francias, escribo en francés la única palabra que sé) todos sus comentarios, pero me queda la duda: ¿Cómo son las navidades en vuestras familias? ¿o la pasan solitos?

Anónimo dijo...

Yo le hubiese dicho: "si es reputo, pero garcha..."

En fin, cada vez me estoy más convencido, de que no hay que ir a fiestas en las que no vas a estar comodo.

Me gusto mucho tu blog.

Besitos
Julito
www.nosecomollamarte.blogspot.com

Adrian-Pegaso dijo...

Desde qeu vivo en Mendoza intento pasar una fiesta (cualquiera fuese) en Buenos Aires con mi vieja y la otra me quedo en Mendoza.

Este año me voy para Navidad.

Bexos
Ad

Anónimo dijo...

este es un post hilarante. Yo estoy más vaga que Hernán, por lo que ni siquiera voy a cortar y pegar mi comentario de entonces :P Espero que haya pasado y pase unas fiestas armoniosas. Y no se olvide: también hay una familia del alma, de la amistad, de la vida, que lo respeta y apoya en cualquier camino torcido que haya elegido, je. Te adoro, nene. Beso.