23 de octubre de 2007

HOMOFOBIAS (O DE QUÉ TIENE QUE VER EL CULO CON SEMANA SANTA)

Un martes de tantos (si no fuera por esto, por la escritura y su capacidad de almacenamiento, debería decir: “un martes perdido”), un bullicioso grupo de adolescentes, cual secuaces de Francis Drake, aborda el colectivo en el que viajo, en el instante preciso en que los parlantes del estéreo del señor chofer se estremecen al son de “Persiana americana”. De la turba estudiantil, dos integrantes me interesan en particular, pues fueron ellos quienes me arrebataron del semisopor de mi pseudosiestasobrerruedas, cuando al ocupar el asiento anterior al mío dieron rienda suelta a la potencia de sus gargantas.

La escena, más o menos, se desencadenó de la siguiente manera:

Uno de los angelitos (cada día me pregunto cómo consiguen ese instantáneo sentido de pertenencia que les confiere el derecho, cuando no la obligación, de perturbar al resto de la humanidad. ¡Y después aparecen algunos con la cantinela de que los adolescentes tienen problemas para adaptarse!) viene y, como ya dije, se sienta delante de mí.

Unos pasos más atrás, presa de un “trance musical”, avanza el segundo, que en cuanto deja de aullar “yo te veré/ a través/ de mi persiana americana”, dice “¿viste? ¡esto es música...!” Y, ante, supongo, la cara de desconcierto de su interlocutor, aclara “¡Persiana americana. Soda Stéreo!!!!”.

A lo que el neófito responde con un tímido “ah”.

Entonces, el conocedor, remata, cree, con un “¡Me encantan, tengo todos los discos!”.

Y el otro, bastante escaso de vocabulario o de interés por el asunto, repite “Ahhh”. Pero en un rapto de lucidez o mala onda, y como una forma de descalificar los gustos musicales de su amigo, agrega: “Pero ahora el cantante, ¿cómo se llama? ¿Ceratti?, canta con este..., ¡ay...! ¿cómo se llama? ¡el trolo....! ¡¡Leo García!!! (así, con muchos signos). ¡Es re-trolo el tipo ese! (les advertí que el muchachito en cuestión, no obstante su educación privada, esgrimía una gran pobreza léxica).

Y el otro, en guardia, dice: “Ah, pero a mí me gusta Soda Stéreo. Cerati solo, no”.

17 comentarios:

Dr. K dijo...

pseudosiestasobrerruedas! son las mejores!! hace mucho no me mando una de esas... en cuanto a los adolescentes...prefiero mantenerlos lejos lejos....

sergio dijo...

Dr K:

Y si uno pudiera...si uno no trabajara con ellos... Pero en el fondo, y fuera de los colectivos, me gusta cierta energía que tienen.

Adrian Pegaso dijo...

Aaah!

Che, increible que pendejada conozca Soda... pensar que durante mi primaria (alla lejos y hace mucho) no les di mayor importancia.

Bexos
Ad

Nituni dijo...

Los jovenes deberian estar en colegios pupilos hasta los 28 años

Hernán dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hernán dijo...

Sergio Stéreo: primero lo primero. La palabra "cantinela" en dos post seguidos es mucho.¡Jaja!

Por otro lado, el "me verás volver" de la "Ciudad de la furia" era "me verás volver... y seré youtube!". Creo que los adolescentes deben adueñarse de la "vieja música" para luego odiarla y hacer una distinta para estos tiempos de acordes a lo ringtone polifónico. El otro día escuché que si los viejos temas de Soda (que los amo) suenan como nuevos es porque el rock nacional no ha avanzado ni evolucionado NADA.

En mi adolescencia volvió Serú Girán (que los admiro como nadie), pero, como buen quinceañero, desconfié de los "adultos", desconfié de su música exhumada, desconfié porque esa es la tarea de un adolescente para empezar a cambiar las cosas (y la mirada).

¡Cómo quisiera yo pasar la vida entera/como estudiante el día de la Primavera (cero)!

Besos burbujeantes!

Poeta Enamorat dijo...

Soda Stereo! Weno pasaba y me prendi en la charla
Me encanta la musica de ellos, me trae un monton de recuerdos todos lindos
En cuanto a los comentarios de los chicos, que se yo, son chicos, supongo q yo tb decia mongadas a esa edad
Weno, ya que pase paso otro dia
Saludos!

Paula dijo...

Yo este año tengo tres adictos a NIRVANA. Uno de ellos -el "más" de todos- me trajo un viejo recorte de la revista NUEVA donde se hablaba de la muerte de Kurt y de los temibles 27, ¡cuántos estiraron la gamba a esa edad! "Mire, profe, no solo Cobain, también Janis Joplin, Jimmy Hendrick, Jim Morrison, las torres gemelas..." "¿Querés asustarte, Emanuel?, ¿sabés que edad tenía yo cuando se cayeron esas torres?" "Ya sé, profe, ni me lo diga".
Paula

Fragaria Vesca dijo...

"Dale,nene, con o sin Cerati (sincerati, che) lo evidente es la gratuidad del bocadillo discriminador." Por qué mezclan los tantos los tontos? Como ud. bien sugiere en el título, qué tendrá que ver lo uno con lo otro?[por favor, no desordenar esta última palabra] ;)

Paula dijo...

El quid de todo está en el título. ¿Quiénes son los leprosos de nuestra era, por lo menos aquí en Argentina? Los "re-trolos", "los 100% aputazados", los "super-gays" como dice Pettinato cuando se le afloja la careta de progre. No le echemos la culpa a los pibes, reproducen los clichés de todo lo que ven y escuchan por ahí. Somos modernos y tolerantes... un ratito. Mi cuñado se indigna cuando en TVR hacen chistes homofóbicos, pero le dice "mariqueta" a mi sobrino cuando llora. La única vez que vi a dos hombres besándose apasionadamente en una pileta de Cacheuta me quedé, junto a un profe amigo, seca como si estuviera recibiendo corriente eléctrica. UNA TARADA. Todavía me avergüenzo. ¿Por qué nos horroriza tanto una humilde elección sexual? ¿No hay bígamos, mujeres que usan implementos para masturbarse, sadomasoquistas, zoofílicos rurales, tríos felices y deportistas del sexo tántrico? ¿Por qué no los jodemos a ellos? ¿Qué demonios exorcizamos cuando señalamos con el dedo a un homosexual? ¿Cuántos cientos de años tendrán que pasar todavía para acabar con tanta pavada?
Paula.

sergio dijo...

Poeta enamorat:

A mí, curiosamente, al contrario de mis protagonistas me ha interesado más el laburo de Ceratti como solista (y no con Leo García sino con Melero) que con Soda.

En cuanto a los pibes, creo, como bien dice Paula, que se trata de una reproducción de lugares comunes sociales.

Pasé por su blog. Estoy leyendo. Prometo comentar.

sergio dijo...

Fregaria: cómo mezclan los tantos los tontos, no? Y en este caso cómo se hacen cargo de los lugares comunes.... Seguro las criaturas no leyeron a Barthes cuando dice "Siempre me pareció que el va de suyo, era una verdadera violencia" Es decir, viven instalados en lo que escucharon de sus muy machos papis y de allí no salen. Lástima.

Quebrantapájaros dijo...

Sergio: gracias por no contestar mi comment, que si bien se iba para otro rumbo (hacia el culo o la semana santa), al menos había tenido la deferencia de comentar con argumentos su laaaargo post. Seguro que cuando haga clic en "publicar" se me va a pasar el enojo por su desconsideración.

sergio dijo...

Quebrantapájaros:

Diosmescastigue si mi intención fue herir su blogersensibilidad. Fue un descuido. Sólo eso, un pequeño descuido. Y le digo:

También yo desconfío de los regresos, es inevitable que suenen a graaaannnnn negocio, ergo, a pérdida musical.

De todos modos, no me negaría a participar de un "revival" de los Parchís o Erasure -dos épocas diferentes de mi vida-.

En cuanto a apropiarse del pasado para luego odiarlo, obviamente es función de los adolescentes. Yo, que nunca fui muy rebelde, incorporo algunas -pocas- cosas y las amo con devoción. A mi edad no me pida gestos brutales, no tengo energía para ello.

sergio dijo...

Paula:

Coincido plenamente con que esos niños o adolescentes no son los responsables, que seguramente repiten lo oído hasta el cansancio (como cuando dicen que habría que quemar las villas y/o matar a todos los negros ladrones de zapatillas) en sus casas, barrios, iglesias, ciudades, medios de comunicación. La cuestión, entonces, sería desde el lugar que nos toca, tratar de eliminar esos lugares comunes. Peña decía en un espectáculo: “ Aclará, aunque oscurezca, aclará”. Lo otro es la ceguera, la ignorancia.

po(br)esía dijo...

toca(yo): pongamos que se trata de sensibilidad fractal la razón por la que comente. Yo siempre digo que no soy puto, que soy diferente, que me tocó el de reparto para que otros tengan el papel principal. Pero no lo elegí, eso es seguro.
Y si reproducen, o si lo dicen con convicción, me tiene sin cuidado. Ellos me necesitan para sentirse machos tanto como yo para sentirme deseado.
god bless they

vase batiendo palmas
s | p

Anónimo dijo...

ha, I will test my thought, your post get me some good ideas, it's truly awesome, thanks.

- Norman