2 de diciembre de 2008

CARTA















A Emma




Cómo duele el cuerpo
cómo duele
cuando es el fruto despreciado
por la humedad de esa boca
que a saciarnos creímos venida.
Duele con un dolor
de flor abandonada
a la severidad del verano
un dolor de muerte.
Para qué cuidarlo entonces
para qué alimentarlo
lavarlo para qué
si sobre él
perro callejero
muñeca estropeada
ya no se posa la mirada del deseo.
Cómo duele
cómo duele el cuerpo
cuando es el desechado fruto
el fruto despreciado.


Charles B.

13 comentarios:

Proyecto Maria Castaña dijo...

"a saciarnos creíamos venida", es un verso complicado, parece Góngora. Rompe con la intensidad y simpleza que propone este poema. Me gusta el tema (de sobras sabés por qué). Prometo una apreciación más seria.

(Una joda: igual, aunque te desprecien: ¡BAÑATE! que los que no te "deseamos" pero te queremos sinceramente no tenemos la culpa, ja, ja).

Hernán dijo...

Querido amigo:
qué bien escrito está este poema. Se podría tildar como un artificio en cuanto a las referencias lite-rarias y a cierto retorcimiento en la sintaxis. Aunque no es así. Tiene razón Paula en esos versos: “por la humedad de esa boca/que a saciarnos creímos venida”, pero es un hipérbaton suave y para nada extraño en si estilo personal (acostumbrados nos tiene ya), y además le da un matiz de época al aire decimonónico (mas no decimoñóñico) que propone.

Charles B. dice sobre nuestra querida Emma que “tiene todas la gracias del héroe” y que, además “persigue un ideal y la hace sublime en su especie, frente a su pequeñohorizonte”. Me encanta cuando un escritor viene tiempo des-pués y le toma el pulso real y vivo a una obra controvertida. Una cosa así como hizo Borges con tantos escritores (Kafka, Banchs, Cervantes) o Piglia con Roberto Arlt.

Voviendo a su poema, la anáfora le da una musicalidad inquisitiva y cada respuesta es un corte que lastima. Las metáforas son extrañas, o al menos, descolocan para bien en la acumulación: “perro callejero/muñeca estropeada…” para referirse al cuerpo despreciado y solitario. La última estrofa vuelve cíclica la pregunta y no deja muchas (casi nulas) esperanzas.

Proyecto María Castaña dijo...

Algo que no tiene que ver con el estilo, pero es destacable amigo: con este poema estás homenajeando al más grande, sin exagerar, cornudo consentido de la literatura. Pobre Charles, cuando lee las cartas sufre más que el Ingalls. Merecía que alguien lo reivindicara y hablara de su dolor. Meterse con la loquita de Emma fue una hazaña épica y económica para el desgraciado médico.

Quebrantapájaros dijo...

Igual, me quedo también con la otra lectura. Por lo menos la que me saca de lo sentimental y me lleva a la literatura. Que ese Charles B. pueda ser Baudelaire. Pero creo que Sergio ha sido más que inteligente para que no se cristalice en una sola mirada su poema. Brindo por la ambigüedad y los versos bien trazados.

Quebrantapájaros dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Proyecto María Castaña dijo...

Hernán

Es cierto que Charles B. puede referirse a Baudelaire. Fue él quien defendió a la obra cuando casi todos la defenestraban y vos citás las palabras de parte de su defensa. Pero me parece que el dolor que trasunta el poema es el del personaje más castigado de la novela, el médico Charles Bovary.

¿Y si la carta la hubiera firmado un tal Vargas Llosa? El contenido hubiera sido otro: el peruano encontró la "máxima satisfacción" cuando leyó esta novela, como cuenta en "La orgía perpetua", un gran ensayo sobre el texto de Flaubert. Para él, Madame Bovary, tiene todos los ingredientes: inconformidad, injusticia, estupidez, cólera, dramatismo, fascinación, emotividad y al sexo como elemento fundamental de la existencia. La animalidad de Emma, su desmesura, es lo que más sorprende en un mundo chato y provinciano. La comparación que hacen muchos con el Quijote no es casual.

Hernán dijo...

Ya que estamos literarios. recomiendo la lectura de "Moderato cantabile" de Marguerite Duras. Plantea el bovarysmo, pero a mediados del siglo XX.

Sí, leí lo de Vargas Llosa (¡santo google!). Qué pedazo de crítico. Sobre todo cuando no habla de política y economía.

Che, ¿y el autor de estos versos? Hace bien en hacerse el misterioso. Debe estra pensando "¿qué hablan estos giles?" Jaja! Qué sigla hablando el poema, entonces.

Hernán dijo...

Releo mi comentario: qué teclado de mierda!

sergio dijo...

Como siempre o casi siempre, no tengo la menor idea de lo que hablan.

Será que mi memoria es una espumadera?¿A qué me refiero? A que leí la Orgía Perpetua y no tengo registro de nada de eso que dicen. Está bien, fue hace años. Pero ¿algo debería recordar, no? Pues no es el caso.

Igual, todo este asuntillo, me divierte mucho.

A ver: más que un homenaje, el poema es una pequeña historia personal y colectiva que de pronto encontró una referencia literaria que me gustó. Me puse a pensar en el pobre Bovary tan enamorado tan despreciado y descubrí que todos -o casi- hemos sido en alguna ocasión Bovary. Por suerte -¿Por suerte?- también nos ha tocado jugar alguna vez a Emma. ¿Qué se yo? Las vueltas de la vida.

Lo que sí es seguro es que pa bolero….mucho mejor Charles.

Un abrazo y gracias por los comentarios.

Paula dijo...

Hernán

Es cierto, ¡Santo google de las alturas virtuales e infinitas!, ¡Recórcholis! Ahora tengo el ensayo en PDF en mis "e-books" (soy una posmo de aquellas), pero lo leí en unas fotocopias roñosas después de leer Madame. Varguitas es un gran escritor, salvo cuando habla de política o de sí mismo. Pocos deben tener su ego espantoso.

¿Vos has sido alguna vez un Charles? Te tengo como Charles Ingalls pero Bovary... me cuesta. Has tenido tarro, amigo.

Sergio

En la secundaria, yo fui una vez Emma, pero tantos años de escuela de monjas y culpa, me hicieron dejar de serlo. Después de que me peleé con Ricardito -el de los labios de Sandro- usé a un pibe mal, le saqué varias salidas y tragos, lo utilicé como paje de compañía en mi cena y yo fui a la de él, me compró todos los chocolates del mercado... yo en paralelo bailaba con otro... y cuando "se me declaró" en Carlos Paz lo mandé a pasear a la luna y le dije: "pensé que eras mi mejor amigo". Esas cosas horribles no las hice nunca más. Pero fue divertido, ¿quién sabe si no vuelvo a pecar?

G. dijo...

Señor, como le va? ya le dije en persona que su poema me encantó. En serio. Che, planeo retomar mi blog, así que necesitaría de tu ayuda. Date una veulta y comentá, cosa que vos sabés hacer. Besos!

Adrian Pegaso dijo...

Que lo tiro... parezco el ave fenix...

Maldito hosting que me tuvo el blog tirado...

Volvi, y no fui millones... nada mas que yo solito...

En fin... a ver si el nuevo hosting me permite volver a recibirlos nuevamente.

Bexos
Ad

Proyecto María Castaña dijo...

¡CERRADO POR ESTUDIO!

MUCHACHO LOCO, QUE LOS HADOS ESTÉN CON USTED... A PASITOS DEL TÍTULO. DESPUÉS VENDRÁ LA LENGUA MUERTA, LA CUNA DE LAS ROMANCES, LAS ARDUAS TRADUCCIONES... ACUERDESE, TERMINARÁ AMANDO EL LATIN.