15 de febrero de 2011

DILEMA MATINAL



Si el estado de tus asuntos
fuera objeto de curiosidad
ajena por cortesía por pudor
seguramente contestarías
bien estoy bien

el caso es que cuando sos vos
quien se formula esa pregunta
y tenés la decencia de no mentirte
no podés afirmar semejante cosa
curiosamente tampoco lo contrario

tiempos automáticos andados
con la impresión oscura
de un regateo de intensidades
tiempos que atentan contra
tu más hondo deseo
que deje su huella cada hora
que cada hora clave
su dardo en la memoria

he aquí el problema pues
al inventariar esa masa de sucesos
pocos son dignos de anotarse en la libreta
de los recuerdos del porvenir

la consecuencia no menos
amarga por conocida
es el abatimiento su abismo

y aunque sabés también
porque te lo han dicho hasta
sangrarte los oídos te lo han dicho
que debés ser más sólido
que los vientos de las rachas adversas
tampoco ignorás que nada
ni un diagnóstico certero
garantiza los resultados

entonces la duda de cada mañana
apenas salido de la bruma del sueño
cómo seguir cómo carajo seguir.

8 comentarios:

Proyecto María Castaña dijo...

A las 3 y pico de la tarde, en una escuela vacía, en estas horas muertas, este poema resuena como las campanas de una catedral y me interpelan, ¿qué puedo contestar a la consabida pregunta? Estoy bien, gracias... y me trago, como siempre, la sangre del labio que me mordí.

Fragaria Vesca dijo...

Por cuestiones fuleras que me hizo vivir la vida últimamente, este abatimiento/incertidumbre/tristeza me preocupan. Tenemos que aprender a despejar las "nubes negras", no aflojarle a la tarea de construirnos la felicidad que merecemos. Motivos nos sobran, aunque a veces no podamos asumirlos.

Como dice mi vieja:"Ámino".

sergio dijo...

Paula: su comment es casi un poema. espcio, tiempo, reflexión...
A veces es necesario que un poema (el mío en este caso) nos provoque esa incomodidad.

sergio dijo...

Fragaria: ojalá esos episodios desagradablea formen parte del pasado. Es cierto, debemos aprender a lidiar con ciertas cuestiones. La cuestión es que quizás esa inteligencia nos haya sido negada. En mi caso, creo que la pasti ayuda.

Proyecto Maria Castaña dijo...

Le cuento amigo, que en el fragor de esas horas muertas de las escuelas, también escribí una prosa el "día Desaguadero" haciendo caso a la consigna de nuestro amigo H.


Yo hace casi un mes que no pruebo las gotas por ningún motivo... consecuencias: la ansiedad me "ensancha" la conciencia de culpa y la barriga de hidratos y grasas. Pero creo que es necesario que empiece a tocar el mundo real, enfrentar su textura con la mano a riesgo de saber que el 90% son asperezas.

Hernán Schillagi dijo...

Sergio: el poema es un sillazo sin piedad a la nuca. Me ha costado un par de días respirar y escribir unas palabras aquí. Así y todo, en su discurrir -largo y meditado- me parece que lo que interesa es la actitud tremenda de preguntarse a uno mismo: "¿cómo andás?"...

Me gustan las personas que te contestan a esa pregunta: "Bien, para no entrar en detalles". Bueno, Ud. aquí ha entrado en todos los interticios de esa interrogación. Yo esquivo mi respuesta hasta nuevo aviso.

Hablando de minucias. Una que hablamos el otro día (perdone mi frialdad) sobre cómo y dónde cortar los versos. En el verso "porque te lo han dicho hasta/ sangrarte..." no le encuentro ningún sentido al corte. Más allá del involuntario octosílabo, no hay un encabalgamiento que lo justifique y, es más, "hasta" no crea mucha expectativa ni de sentido ni musical para el verso siguiente.

Pd: ah, Ud. es un ladrón de comentarios y recomendaciones. Y sabe por qué se lo digo ;-)

ricardohugoortiz dijo...

hola, estoy chateando con un amigo tuyo, sergioperezcuesta y me recomendó tu blog!!!! cuando quieras pasá por el mío! besos

Jorge Mezzabotta dijo...

Después de estos comentarios... qué podría yo decir?
Mejor, mi silencio cómplice.
Un beso