9 de febrero de 2012

DOS TEJIDOS




Cuando los ladridos vigilan
la vigilia de ladrones y asesinos
cuando con tinta gano mis batallas
y en el papel soy el actor perfecto

a helarme la sangre suelen acudir
imágenes que aluden
a quien con pericia de artesana
hace correr un hilo entre sus dedos
y en fecha que será moño
o escupitajo sobre el dibujo de mi vida
decidirá la conveniencia de cortarlo
con un whisky al volante
una fiebre de verano
o un resbalón en la escalera

pero en tanto ese día llega
en tanto la decisión se toma
y aunque la ingenuidad sea un pecado
ingenuamente quisiera
hallar calor en estas palabras
tejidas por mi noche en vela .

4 comentarios:

Anónimo dijo...

no existe el insomnio feliz, verdad, sergio?

Proyecto María Castaña dijo...

El poema es genial, sobre todo los versos: "y en fecha que será moño/
o escupitajo sobre el dibujo de mi vida"... pero me permito unas chanzas:
Primero: aprende a manejar
Segundo: largá el fernet y entrale al Chivas de a poco, mejor 'on the rock' al principio; después, los hombres de coraje lo toman puro y del pico.
Como siempre, un placer, amigo.

PD: si me pedís que te enseñe a manejar, ¿me preocupo? Aunque si fuera yo tu teacher... el whisky ni te haría falta.

sergio dijo...

Para mí el insomnio es invariablemente caviloso. No sé si feliz o infeliz. Pero caviloso.

sergio dijo...

Paula:

gracias por el comentario y el ofrecimiento. Lo tomaré en cuenta. Igual, en el poema tal vez la voz se refiera a que cualquier día sale a la calle y algún borracho lo aplasta no por mala voluntad sino por influencia del chupi. Ja