30 de mayo de 2007

Pero hoy las musas han pasao de mí


se habrán ido con el Nano.


Sabina






Quieto, frente al teclado acecho el arribo de las palabras (ah, tan dulce sería que se acercaran, me rozaran); tan quieto que se diría evito cualquier movimiento que pudiera amedrentarlas. Sin embargo, nada sucede.




Entonces, tímidamente comienzo a mover los dedos. Mas como las palabras hoy me esquivan, resbalan, no atrapo ninguna. Y esta deserción “palabreril” no deja de ser una afrenta a mi modestia a la que unas poquitas saciaban; esas, las que te convocaran, las que sólo para mí dibujaran tu rostro.




Pero ya lo dije, las palabras están hostiles, inmunes a mis encantos. ¿Será que han sucumbido a seductor más avezado y habitan ya, más cómoda morada? (www.quebrantapajaros2.blogspot.com)




Y mis fantasías textuales, se deslíen en la impotencia de este escribir sobre la imposibilidad de hacerlo.

13 comentarios:

ALEJANDRO LAVALLE dijo...

HOLA SERGIO, EN CASOS ASI HAY Q APELAR A LA ASOCIACION LIBRE... DEJA QUE FLUYA

ABRAZO!

Quebrantapájaros dijo...

Mi primo el Nano, que no me toca nada y es mi hermano... Dice también Joaquín. Tres cosas: 1º gracias por este sencillo homenaje sobre que las musas (de tan inquietantes) se dignaron a visitarme. 2º Si yo vengo siendo Serrat, apaguemos todas las pantallas y cerremos el boliche. 3º Hay una razón ineludible: a las musas les gusta andar en bolas, ¡y con este fresquete, no hay vueltas que darle...!

Gracias por hacer "temblarme el corazón en la garganta".

Paula dijo...

Sergio, lo importante es sentarse y darle y, por supuesto, no recordar a los colegas amigos que "cada día escriben mejor", y si para muestras sobra un botón, miremos el último post del gardelito éste sobre Judas poeta.
Las palabras no son esquivas, están, es cuestión de escucharlas y transcribirlas sin censura. Lo peor de un primer borrador es frenar el impulso y decir "esto es horrible", "esto es un lugar común", "esto es sensiblero", "esto de mal gusto", "esto es exagerado", nada, TODO al papel y a dormir. Al otro día, a corregir. Es íncreíble pero, de pronto, lo horrible parece arriesgado, el lugar común es un tópico necesario, la sensiblería es fina percepción de sentimientos y lo exagerado, extremadamente original. Mi método tiene dos etapas:
Primera: Logorrea
Segunda: tijera
Probalo y contame. Y nada de musas, las musas, niño, algún día tenías que saberlo: NO EXISTEN.
El cielo podrá estar poblado de Nanos y Hernanes que brillan pero con Joaquín podemos hacer aquí abajo un buen espectáculo de luciérnagas.

sergio dijo...

Alejandro: cuando no fluye no fluye y en ese caso lo mejor, me parece, es guardar silencio.

Quebrantapájaros dijo...

Paula querida: yo quiero estar abajo, pasándola bien con ustedes y las luciérnagas curiosas que dirán que eres mi consuelo. Ya me salió lo de "gardelito éste" (que a la sazón es el mejor piropo que me han dicho)

sergio dijo...

Quebrantapájaros: como le dije vía sms mi texto fue un “sentido” homenaje a su labor como blogger ¿Por qué? Porque siempre está reinventándose -no satura, no aburre, sorprende-, además claro, del respeto que nos profesa a sus lectores traducido en la calidad de sus post, y que a su vez nos insta a los que intentamos escribir a ser un poco -sólo un poco- menos perezosos.

sergio dijo...

Paula querida:

Y resultó que compartimos el método de trabajo… pues también yo escribo, escribo y luego, ¡a las tijeras!

Respecto de las musas, no sea mala!! Ya me arrebataron a los Reyes y a Papá Noel. Permítame entonces conservar la idea de las Musas, que en mi caso tiene que ver con ciertos estados de escucha -de los que ya hablé en posts anteriores- en los que me siento particularmente perceptivo y que me generan unas ganas locas de escribir. Aunque, debo confesar que a veces hay las ganas de escribir y también la tristeza de no encontrar qué decir, momentos en los que parece que callar es lo más sensato.

LuisGui dijo...

No obstante, el primer párrafo resulta magistral. Sabes bien que tarde o temprano esta idílica musa volverá, de seguro con ansias renovadas. Esperaremos por ti.

Fabricio dijo...

Hay Dios! quien no pasó por eso??
como dicen más arriba: deja que fluya...
Y mientras esperas que fluya: podrías molestarte y leer mi ultimo post? hay una tarea para vos, si es que tienes tiempo de hacerlo.
Gracias.

sergio dijo...

Luisgui: gracias por su elogio. Espero que pronto vuelva a publicar algo en su blog. Mientras tanto, y para que no se aburra, pase por wwww.quebrantapájaros.blogspot.com que realmente merece la pena.

sergio dijo...

Fabricio: ya pasé por su blog. Estoy en esas, pensando en cosas muy íntimas, ocho cosas que me gustan para publicarlas. No se impaciente.

Quebrantapájaros dijo...

Para Paula, Sergio y los demás:

yo empecé a creer en las musas cuando el mismísimo Joaquín Sabina le espetó a Fito en la canción "Lázaro": Mira que las Musas/no aceptan excusas... Eso me lo copié bien grande y lo pegué en el ángulo superior izquierdo del monitor de la compu. Es que las muy guachas de las musas no aflojan ni te perdonan nada. Besos.

Fabro dijo...

Sergio, a ver si esto le pone un poco de viagra a tus fantasias textuales ;)
Pasá por mi blog, sin compromiso, estas invitado a escribir.
Abrazo,

Fabro