19 de junio de 2007

JUGUEMOS

Las reglas del juego:




1. Cada jugador cuenta 8 cosas de sí mismo


2. Además de las 8 cosas tiene que escribir en su blog las reglas.


3. Por último tiene que seleccionar a otras 8 personas y escribir sus nombres/blog.


4. Por supuesto, no hay que olvidar dejarles un comentario - que han sido seleccionadas para este juego - y leer tu blog.





En cuanto Fabricio y Fabro me acercaron sus "amables" invitaciones para participar en esta “cadena de intimidades”, mi primer impulso fue declinarlas. ¿Por qué? Porque sentí que nada significativo podía agregar a lo dicho en este espacio -que bien podría titularse “Todo sobre mí”- en el transcurso del último año. Pero, como soy muy educado -además de un pelín exhibicionista-, me decidí a dejar de lado mis prejuicios, mis pudores (?) e intervenir. Y mis confesiones son:





1. Amo la literatura, tanto que, en épocas de misantropía, esta devoción me lleva a preferir un libro a cualquier persona.




2. (Relacionado con lo anterior) Tengo serias dificultades para lidiar con la realidad. Tengo, asimismo, testigos que pueden dar fe de ello.




3. (Vinculado con los dos puntos anteriores) Adoro a mis amigos, que a su vez aman lo libros, y que a lo largo de los años han puesto en práctica su generosidad al crear una realidad paralela en la que puedo cómodamente insertarme; realidad hecha de humor, palabras y mucho, mucho afecto.




4. Aunque no ignoro lo dañino que es, amo el cigarrillo, pues ha acompañado –cuando no propiciado- algunas de las conversaciones más intensas y hermosas que he tendido en la vida. Además claro, de haberme obsequiado, allá lejos y hace tiempo, a mi amiga Lorena.




5. Fruto de una adolescencia acaso demasiado seria, he conservado un desprecio violento hacia la frivolidad. Sin embargo, los años me han enseñado que simplemente no es posible “ser sublime sin interrupciones” y que, de tanto en tanto, es necesario, imprescindible, relajarse y gozar. Pero esto aún es sólo un aprendizaje.




6. Detesto esos instantes en los que mi comportamiento evidencia lo oxidado que se encuentra mi sentido del humor. Por suerte hasta ahora son sólo momentos.




(La séptima y la octava se las debo pues en este momento no se me ocurren.)




Y así, entre estos amores, estos desprecios y algunas pastillas va mi vida. ¿Adónde? Sin respuesta.




Y ahora el momento espinoso de todo este asunto… los encargados de continuar esta cadena son: quebrantapájaros, anto, fragaria, Fabricio, fabro, Paula, Luisgui y Alejandro.




Nota:
Querida Paula: Sé muy bien que no es ud la feliz poseedora de un blog (¿por qué? Es una picardía que sólo limite sus participaciones a comentar), y aún a riesgo de contrariar las reglas de este juego y que el Dios de estas cosas de Internet me castigue, la invito a que deje en este espacio sus confesiones. Ud sabe, por mis comments en otro blog, que me “deliro y me desplumo” por bio y autobiografías, diarios, memorias, confesiones, etc. (Aquí está la séptima confesión) Obviamente, no iba a perderme la oportunidad de practicar mi inofensivo vicio con ud. .

20 comentarios:

Adrian Pegaso dijo...

Queda pendiente la octava ;)

Bexos
Ad

LuisGui dijo...

Pues me parece muy interesante. Es grato conocer otros detalles de ti; en cuanto a mí, haré lo mejor que pueda.
¡Ja!, gracias a ti me siento adolescente una vez más. Gracias.

ALEJANDRO LAVALLE dijo...

Sergio, qué grande! Buenisimo que te animaste. Muy sinceros tus tips, bien. El sentido del humor es diferente en cada persona, pero no creo que no haya sentido del humor. El tema es entender el de cada uno.

Abrazooo

Paula dijo...

Sergio, me encanta lo del juego y adoro también las auto y biografías. Voy a tomar tu espacio para poner mis tips (que palabra tan UTILISIMA).
¿Por qué blog TODAVIA no? Quizás sea una picardía, pero fundamentalmente es inseguridad y pánico extremo al juicio negativo. Necesito, como cualquier felino de mañas, que me soben el lomo. Imaginate a Patricia Rodón destruyéndome con alguna ironía acertada un microcuento... no salgo de la depresión por años. De todos modos, la idea flota en mi cabeza constantemente, tengo bastante material para subir que no ha leído nadie... en fin.
Voy a ascender al monte Sinaí a inspirarme un rato haber si bajo con alguna tabla para publicar en el espacio que tan gentilmente me cedés.
Sobre autobiografías este verano leí la de Alfredo Bryce Echenique contenida en dos libros: "Permiso para vivir" y "Permiso para sentir", buenísima. Es graciosa, coloquial, hiperbólica y, lo más interesante, tiene un combo de chusmerío del boom latinoamericano de primera mano; todo lo que les pasaba a los próceres del continente allá en Paris cuando eran pobres y felices. Varguitas dando conferencias con Sartre sobre la "imposibilidad o inutilidad" de escribir si no se había contraído previamente un compromiso político, ¿podés creer?
Bueno, me despido y me voy a hacer la tarea, con birome y papel primero, como todo lo que escribo en serio.

sergio dijo...

Adriano: y quedará pendiente, pero ¿y de las otras siete? Dígame algo!!!

sergio dijo...

Luisgui: espero ansioso saber más de ud. Estos días, leyendo a otros bloggers, me he pegado un atracón de pequeñas intimidades. Espero que las suyas sean muy jugosas.

sergio dijo...

Alejandro: sí, tengo, por suerte, sentido del humor. Lo que me gustaría es que funcionara con cierta regularidad, que no fuera tan dependiente de mis estados de ánimo, que siempre se me apareciera como una evidencia el costado risible de las cosas, empezando por mí.

sergio dijo...

Paula querida: comprendo perfectamente lo que dice. Yo, antes de entrar a la fac, escribía. Luego, dejé de hacerlo durante años. Y cuando por fin volví, tuve también un tiempo de "escritor secreto". Temía también el juicio negativo sobre estos pobres hijitos que uno pare en noches de soledad. Sin embargo, llegó un momento en que "los niños" clamaban por salir y yo quería que se fueran. Así, inauguré este espacio.

De verdad, si abriera el suyo, tendría en mí un fiel lector.

Hace bien. Nunca el teclado me ha proporcionado el placer físico que sí me entregan el papel y la pluma o birome.

Un beso y espero sus "confesiones"

LuisGui dijo...

¡Wow! Regresé sólo para encontrarme con una grata sorpresa: ¿será posible que a todos nos una esta deliciosa rigurosidad? No existe (para mí) mayor placer que observar cómo la hoja en blanco recibe la tinta y ese sonido... la estilográfica rasgando el papel, produciendo ese sonido hipnótico y balsámico, mientras me adentro en sueños y miserias.

Paula dijo...

Va la tarea:

1- A primeras, segundas y terceras vistas soy tímida hasta la parálisis facial y desconfiada como el baqueano que no quiere revelar sus secretos de tierra. Detesto esas gentes que son amigas de todos y no conocen a nadie. Dignas profesoras de hijos llevar y esposos traer, que te hablan de los muebles de su casa y no saben tu nombre; "entre ellas y yo hay algo personal".

2- Amo cualquier día despejado y el primer día nublado de un temporal.

3- Poseo una concepción del amor romántico folletinesca que me lleva a buscar especímenes masculinos tan imposibles como inexistentes. Culpo a los autores decimonónicos españoles, franceses e ingleses de la gestación de tan errada concepción del fenómeno amoroso y del estilo afectado de este parágrafo.

4- Me encanta la palabra "flanear" que descubrí en el prólogo de una antiquísima edición de "Misericordia" de Pérez Galdós y que hoy no usa nadie. "Pasear sin objeto" versaba la definición de este término. Parecido a vagabundear pero más elegante. Amo eso de flanear por una ciudad a la tarde. Mirar vidrieras, escuchar ráfagas de conversaciones que caminan o toman café, inquietarme al ver una persona que llora. Siempre las librerías clausuran el paseo "real" e inician otro que salta de solapa en solapa.

5- Pertenezco a una generación que idolatra productos comerciales que consumió en la infancia y que una irrefrenable nostalgia idiota evoca todo el tiempo. Aquí rindo mi más sentido homenaje a la bicicleta AURORITA, los titanes de Martín Karadajian, los patines con rueditas naranjas, los PITUFOS -¡que volvieron!- y el primer disco de los PARCHIS.

6- He descubierto, en menos de dos años, el tango, los gatos y el placer de manejar. Aunque suene a cambalache de cosas inconexas y esta enumeración parezca un tanto caprichosa, estas maravillas se articulan y le dan otro tono a mi vida.

7- Los mejores temas de conversación son sobre literatura, cine, historia y televisión. En la vida cotidiana solo con un par de amigas y mi hermana puedo hablar sobre estos asuntos y, detrás de la cortina virtual, con ustedes. Lamento que las circunstancias epocales y espaciales no me hayan permitido participar de "una tertulia", "un grupo literario" o "una asociación secreta".

8- Soy hipocondriaca y cualquier síntoma, con el transcurso de las horas, puede derivar en un cáncer terminal o esclerosis múltiple si percibo el entumecimiento de alguna de mis extremidades. He tenido, en pocos años, tumores cerebrales, intestinales, mamarios y en la garganta. Lamentablemente nunca uno en la lengua que me impidiera manifestar mis temores a familiares y amigos.

9- Sobre bebidas, algunas certezas demostradas:
*Los conceptos a estudiar los internalizo mejor con mate.
*El cabernet, cuando preludia la botella, agudiza mi percepción de la tristeza.

10- Quiero tener hijos y los quiero ya.

Paula.

Quebrantapájaros dijo...

Mi querido: me agarra justo tan poco juguetón! Sin embargo, creo, que tener un blog y comentar en ellos es un acto de (exhibicionista) confesión. Por ejemplo, Paula se ha confesado amarreta.
Por otro lado, pedir OCHO confesiones y sólo dar seis y media habla muy mal de Ud. Aunque tiene de bueno que no nos va a poder exigir nada.

Por eso aquí van algunas confesiones ya vertidas y otras no tanto

1- Tengo caspa ceborreica desde los 11 años y la odio.
2- Amo leer sacándome los mocos. Eso sí, no me chupo el dedo para cambiar de hoja ni en pedo.
3- Mi ombligo junta kilogramos de pelusa en tiempo record.
4- Como todo varón que se precie, soy baboso y mirón con las minas. Sin embargo no soy capaz de decir un piropo ni tirar fichas (eso, a veces, me da un aire de "interesante").
5- Odio, disculpe, este tipo de post. Sé que se hacen con la mejor onda. Pero no.
6- Esta confesión me trajo en su momento más de un dolor de cabeza: mi nombre completo es Hernán Albano Danilo. No quiero comentarios.

Y no me pida más porque ya me está gustando esto de confesar compulsivamente. Besos de confesionario.

Fabricio dijo...

Sergio: Ud hizo trampa! yo lo invité primero y ahora me devuelve el paquete!! ya me confesé una vez, no quiero que se enteren tanto de mi! jajajaj
Ahora en serio: muy interesante sus confesiones, lastima el pucho.
Una cosita más: Me encantó las confesiones de su amiga Paula, no podría conseguirme una cita con ella? Vamos, no sea malo ni egoista, o la quiere solo para Ud?
Paula, si leiste este comentario, llegate a mi blog, estas invitada.

Quebrantapájaros dijo...

¿Quién me iba a decir que -luego de tres años- el blog iba a devenir en correo sentimental?

Vamos P., sacate de encima la confesión Nº1 y clickeá para lo de F. Sergio y yo seríamos los padrinos. Un beso y va con onda.

Paula dijo...

No me hacen gracia las bromas "celestinas", en fin.
Me alegra de que mis tips hayan interesado y servido para reflexionar.
Sergio, debo confesarte que el ejercicio me entretuvo mucho, y llegué a hacer 30 entradas.
Soy amarreta, como dijo por ahí Hernán, pero, convengamos, él estuvo un poco amarrete con sus confesiones. Estas "confesiones de invierno" ameritaban párrafos un poco más jugosos. Me parece que fue una estrategia para que si queremos saber más de él lo leamos "exclusivamente" en su blog.
¿Lo de los mocos será una "universal" humana? Nadie lo admite, nada da más asco que verlo en otro, pero... todos lo hacemos. En mi caso una vez al día, religiosamente y no en circunstancias lectoras. En otra ocasión habría que hablar del "universal" pedos...
Me voy, un poco escatológica pero muy educadita en general.
Paula.

sergio dijo...

Paula querida:

Como supondrá leí con sumo gusto sus confesiones, las que paso a comentar.

1- Lo de su timidez “hasta la parálisis facial”, además de sorprenderme, me llevó a preguntarme cómo había sorteado Ud. el escollo de su primera clase, pues, no es un tema menor para una persona “corta de genio” enfrentarse a treinta pares de ojillos despiadadamente inquisidores.

2- Respecto de su concepción del amor ( que, según mis amigos, comparto), lo único que me cabría agregar es que, parafraseando a quebrantapájaros, le sentaría el título “Échale la culpa a... Flaubert y a Balzac y a Jane Austen y a ...

3- ¿Sabe?, también yo, de tanto en tanto, padezco la nostálgica devoción de los “objetos generacionales” que me lleva a interrogarme cosas como ¿qué fue de mi Aurorita roja? ¿y de la Momia de Titanes en el ring? ¿y del chico que a los 7 u 8 años se internó solo (mi hermano prefirió ir a la cancha con mi papá) un domingo en un cine de Rivadavia a ver la peli de los Parchís? Nada. Perdidos para siempre.

4- Me parece que a la hora de enumerar sus temas de conversación predilectos omitió, creo, dos asuntos centrales, siendo como es mujer y docente: hombres y alumnos. O si lo prefiere, la tontería o hijoputez de hombres y alumnos.

5- En cuanto a su muy urgente necesidad de hijos, ¡hija de mi vida, no es tan difícil!, es más, diría que , en la generalidad de los casos, es un trámite bastante sencillo y breve. Ahora, si su deseo es que los niños vengan adheridos a un padre la cosa se complica, especialmente si tomamos en cuenta lo esquivos que estamos los hombres. Aunque, por lo que comentó Fabricio más arriba, hay excepciones.

Finalmente, y para despedirme, le digo que espero con ansias su blog. Entiendo su temor a las críticas, pero con que la Rodón no se entere, ya tiene la mitad del camino hecho. Por mi parte, no pienso ejercer mi tan natural crueldad y dudo que quebrantapájaros lo haga. Vamos anímese, total, no hay que poner la cara.

Un abrazo y gracias por ser tan buena alumna.

sergio dijo...

Hernán Albano Danilo, alias “el interesante”:

Cualquiera que no lo conozca, leyendo sus confesiones, puede suponer que es Ud. un asqueroso; porque, ¿qué eso de la caspa y los mocos y la pelusa del ombligo? Lo bueno es que nadie puede acusarlo de pretender venderse. ¡Cómo se nota que está colocado!

Sabe, también yo detesto todas estas cadenas pues pone en evidencia mi nula capacidad para escribir por encargo.

sergio dijo...

Fabricio:

Respondí en su blog pero algo pasó que mi textito no se publicó. Si mal no recuerdo, hablaba de algo relacionado con mi incapacidad para hacer asado o cualquier otra comida (y no por el humo precisamente).

En cuanto al asunto Paula, lo mío vendría siendo un secuestro virtual del que la mencionada dama puede librarse fácilmente. Con que clickee sobre Fabricio,-el nombre- es suficiente, ¿no?

Fabricio dijo...

Gracias, Sergio, pero parece que no tuve suerte, Paula es remisa a conocer "desconocidos".
Un abrazo

Quebrantapájaros dijo...

Bueno Sergio: verás que Paula (amarreta además en sentido de humor) me acusa de "vender" mi blog. Pero lo tomo como que no le gustó lo del "ganchito" (palabra generacional si las hay).

Por otro lado, si nos íbamos a confesar que sea en algo que nos avergüence y no en decir que "me encanta leer en las horas altas de la noche con una vela aromática iluminándome los sentidos" Por favor! Confesiones son esas que no nos atrevemos a decirnos ni a nosotros mismos. Y si uno es cochino (como lo somos todos en algún momento) vale decirlo y ya.

Eso sí, no me discrimine Ud por la caspa que es un problema dermatológico y no de higiene, che.

Un abrazo confesional

Fragaria Vesca dijo...

Tarde te explico, querido, que la única cadena a la que respondo es la del baño. No es nada personal, no te enojes.