16 de octubre de 2008

LÁGRIMAS NUEVAS.

Una noche de llanto.
Otra.
Pero distinta.

Su diferencia radica en lo novedoso del sentido de estas lágrimas, vertidas no por un pesar concreto, sino por aquellas, las que se cuajaron en su alma cuando se cansó de llorar, cuando creyó que en esa celda oscura transcurrirían sus días todos, y que esas lágrimas, de pronto estériles, nada podían corregir.

Pero podría ser que este llanto de hoy, brotara también a causa del inesperado estreno de una grieta –pequeña, modesta-, una grieta a través de la cual otra vida alce el vuelo.

Y, pese al lugar común, le es imperioso sentir la sangre alojada en cada distrito de su cuerpo y decirlo. Decir además, que aunque ingrata, la travesía por el desierto tuvo un fin. Decir la justicia de inscribir la sorpresa amable entre los dones de la existencia. Decir, por fin, que nos equivocamos. Cada vez que somos terminantes, nos equivocamos.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Amigo: ¡qué mal que le ha pegado la primavera! Comprendo que las pelusas de los álamos hagan lagrimear los ojos y picar la garganta, pero un poco de ánimo, che.

En fin. Su prosa (poética) está más que interesante. Tiene un comienzo intrigante con esas frases cortas (onda versos) y rompe la estructura tradicional del cauce propio del relato. Siempre me llama la atención la capacidad de reflexión y cómo se engarzan a las imágenes sensoriales divinamente: "una grieta a través de la cual otra vida alce el vuelo..."

Eso sí (puede tomarlo o dejarlo), qué flojo eso de "las que se cuajaron en su alma cuando se cansó de llorar". La falla estaría en que me suena ripioso el "cuajaron", me molesta al oído. Por otro lado utilizar la palabra "alma" en un texto literario es, como decirlo, imperdonable. Imperdonable por ingenuo y por solemne. Estoy seguro que Ud. no ha tenido esas intenciones, pero pásele el "liquid paper" de la literatura.

Un abrazo y siga escribiendo para movilizar y sorprender.

Hernán

sergio dijo...

Amigo, como siempre, ¡le pertenezco!! Léase, releeré el texto y veré como hago para hablar de mi alma sin mencionarla.

El "cuajaron", aunque no le suene no lo voy a tocar porque es tan...becqueriano, que hasta le diría que me gusta (¡Y Ud es el responsable!)

Anónimo dijo...

Voy a imitar al amigo, ese anónimo que firma al final, para mi comentario crítico: preparate, chiquito, porque si recién te dieron una biaba -se escribe así ya me cercioré- yo te prometo dolores intensos debajo de las uñas de los pies...

Empieza muy íntimo, petit poesía. Cortante... y después... ¿qué pasó? ¿Se nos cayó por la cabeza un manual de biología? "Su diferencia radica en lo novedoso..." ¿del parecido de estas especies acuáticas? Si buscabas el distanciamiento, lograste el enfriamiento global. Sobre el verbo cuajar, levanto una lanza para defenderte, el diccionario dice: "unir y trabar las partes de un líquido para convertirlo en sólido", justamente son lágrimas endurecidas,restos de piedras volcánicas que alguna vez ardieron blandas. Sobre la palabra alma, descreo de su existencia, tanto en la poesía como en la vida, pero estás en todo tu derecho de usarla. "Cuando se cansó de llorar" podría cerrar cualquier canción de Luis Miguel y eso que vos sos de evitar los lugares comunes como pocos. Tiene la virtud de ser sincera en el contexto del escrito.

El segundo párrafo es impecable. Cambiás la hipótesis inicial.El pesimismo "becqueriano" queda descartado. En realidad, las lágrimas cierran, con su inesperada irrupción, un período de contención, de tristeza, de lagunas que adentro quieren secarse. Sin ese peso, ¿es probable el vuelo? El yo lírico sospecha que sí.

En el último párrafo, no me gustó mucho que asociaras lo geográfico con lo corporal... "en cada distrito de su cuerpo", ahí hubiera preferido el lugar común -aunque recién te lo criticaba- de "rincón", "parte", "resquicio" (ese sustantivo me gusta bastante), en fin, me hizo hasta gracia. Pensé: un mexicano diría "condado de su cuerpo", un porteño "partido de su cuerpo", un abogado "jurisdicción
de su cuerpo", en fin, no me gustó.
"La travesía por el desierto"... me desconcertó la expresión, tu personaje-fantasma no vivió un "valle de lágrimas", ¿por qué "la travesía" no está inscripta en un lugar geográfico más húmedo? Más que antítesis, suena a contradicción. Se me ocurre "la travesía por el trópico y sus cortinas de lluvia tuvo su fin". El paralelismo de las dos oraciones siguientes ratifican la hipótesis planteada en el segundo párrafo. Estas lágrimas nuevas, curiosamente, pueden ser las últimas. Las de la liberación, no las del masoquismo inicial, las del "llueve sobre mojado" de la introducción.
El remate no hace más que confirmar el trabajo de indagación de ideas que realiza tu yo lírico. Piensa una, la descarta, se queda con una segunda... podría pensar una tercera, quién sabe. No hay absolutos en su pensamiento permeable.

(He estado una hora haciendo esto, podés creer). A pesar de las "cosillas" que le critico de quisquillosa, su escrito ha cuajado... y me como un yogurt de su literatura bien sabrosa, ¡ja!

PAULA

Proyecto María Castaña dijo...

Me quedo con el poemita inicial y la belleza de fondo que se desgrana en tus reflexiones siguientes.

Miro el cielo nocturno desde la terraza, solo hay polvo en suspensión. Lloro porque sí. Como casi siempre. Otra vez. Nunca en la misma proporción, nunca por el mismo motivo o quizás sí pero modificado en infinitas variaciones musicales. Sonidos que se hunden en mi costado para que "sienta" la vida o la vea pasar. A veces es lo mismo, como igual es el sabor cuando bebo mis lágrimas.

sergio dijo...

garcias anónima paula. prometo leer y releer el comment y aprovechar tanta inteligencia y sutiliza puestas en mi texto.

una cosa: había pensado, antes de publicar el texto, en "caminata" por el desierto. Tiene más que ver ¿No?

Proyecto María Castaña dijo...

¡¡¡Olvidate del desierto!!! Este tipo, voz, o lo que sea, LLORA. Pensá en una selva, en climas de trópico, en sabanas húmedas como las colombianas... en fin, me parece que tenés que ambientar con agua. Fijate.

Quebrantapájaros dijo...

Amigos; será que esta "gota de plomo en el lacrimal" no me deja ver lo que ustedes ven. Pero, tal vez, por eso, tengo la posibilidad de aguzar más el oído. Hagan la prueba: En vez de "cuajaron", pronúncienla fuerte tildada en aguda: "Cuajarón". ¡Es un espanto! Sé que signica otra cosa. Pero al oído es tan parecidamente horrible. Será una subjetividad de la "concha" de mi oído. Me pueden mandar al "pabellón" de la lora.

Con respecto a mi anonimato, muy simple: el servidor estaba caprichoso.

Finalmente: Paula, no podés aconsejar el uso de la palabra ALMA. Más allá de su "endeble" significado, es el lugar común más pedorro del habla supuestamente profunda "Te llevo prendida en el alma", "Te quiero con toda mi alma", "Me entregué con alma y vida". ¡Por favor! Se está apestando el valle con tanta ñoñez, como decía Nelson de los Simpson. Sólo un uso satírico o con humor podría permitirse en un poema este nefasto vocablo, como dando a entender que el autor sabe que es un lugar común. Y eso que he dejado pasar con bondad el uso aquí de la palabra "vida".

A veces, las GRANDES PALABRAS hunden a un texto literario por el peso de la carga de tanto uso irresponsable y fútil.

Si no están de acuerdo, lo siento en el alma, amigos ;-)

Proyecto María Castaña dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Proyecto María Castaña dijo...

Hernán:
No aconsejo que use la palabra ALMA, es más, dejo en claro que yo no la utilizaría, pero si quiere... libertad de autor. ¿Te acordás del tanguito- vals DESDE EL ALMA (Manzi, nos sacamos el funyi): "Alma si tanto te han herido, ¿por qué te niegas al olvido?". En ciertos, contextos, queda sentida. Ni que hablar de los boleros, el que más me gusta SABOR A MÍ (Alvaro Carrillo, nos sacamos el sombrero de charro) en unos versos dice: "Tanto tiempo disfrutamos de este amor
Nuestras almas se acercaron tanto así
Que yo guardo tu sabor
Pero tú llevas también
Sabor a mí". La música popular, la buena, la que trasciende, la que conforma el cancionero en español del s.XX, también es poesía más el plus de la interpretación. Vos escuchás a Olga Guillot interpretando este último tema y se te caen las bombas o los calzonetes.

Veo que estás muy quebrantavuelos últimamente.

Sobre cuajaron
Uno cuando la lee en voz alta no la hace aguda, sencillamente PORQUE NO LO ES. Es un capricho sonoro tuyo. Obviamente cuajarón, suena a pajarón, cascarón, huevón y tantas palabras horrendas. Pero vos solito te empeñás en acentuarla así en tu mente. En realidad, hubiera preferido solidificaron, aunque a Sergio no le gusta y parece un vocablo algo técnico. Puede ser endurecieron. Bueno el debate como siempre, es una máquina de hacer pensar.

Se agradece la provocación y espero que el dueño de este espacio esgrima su defensa.

Un beso a pesar de la tormenta de argumentos encontrados.

sergio dijo...

María:

el tipo hoy llora, luego de.... un lindo y prolongado paseo por el desierto, en de la ausencia de lágrimas.

Eso es todo.

Proyecto María Castaña dijo...

Está bien, pero habría que aclararlo con alguna oración poética, sino suena a contradicción.
¿Qué tal mi defensa sobre "cuajaron", estimado leguleyo? Pasaré en breve a cobrar mis honorarios.
Nos vemos amigo, espero que hayas pasado un lindo día con los tuyos.

Fragaria Vesca dijo...

Comentario castigo #3: Celebro sus 'grietas de estreno'. Una lágrima lava a la otra.