28 de mayo de 2009




Largo tiempo
la máquina permanece
quieta, tanto que se teme
ya nunca vuelva a funcionar.
Una gota en el engranaje
y otra vez, se escribe.
Se escribe
este amarillo de abril en las venas,
este crujido de abril en los huesos.
Se escribe
el nacimiento de un año,
otro año que he muerto.

13 comentarios:

Nituni dijo...

Ay, no entendi...
Es su cumple?

sergio dijo...

Algo así.

¿Hace falta que aclare que no soy el de la foto? Nunca, ni con una estadía de dos meses en lavandina hubiera quedado tan blanquito.

Proyecto María Castaña dijo...

"Era en abril el ritmo tibio/de mi chiquito que danzaba" (donde se lee "chiquito" cámbiese por "viejito", ja). Qué se le va a hacer, amigo nos pasan los años como topadora.

Del poema me desconcierta el término "máquina", ¿a qué te referís?

El final es sombrío, a esta altura, sabrás que estos remates son mi debilidad.

sergio dijo...

Pau:

Gracias por los elogios.

En cuanto a máquina, me refiero a la máquina de escribir. No sé si a ud le sucede, pero a mí, por largas temporadas se me empasta. Y luego un día, vuelve a funcionar. Eso sí, durante las temporadas de inactividad, el miedo de que nunca vuelva a funcionar está siempre.

Proyecto María Castaña dijo...

Ah, Sergio, me tenté. Me cansa un poco la impersonalidad de tu yo lírico. Este sería el poema que resonaría mejor en mi sensibilidad:

Largo tiempo
la máquina permanece
quieta, tanto que temo
ya nunca vuelva a funcionar.
Una gota en el engranaje
y otra vez, escribo.
Escribo
en este amarillo de abril en las venas,
en este crujido de abril en los huesos.
Escribo
el nacimiento de un año,
otro año que he muerto.
Lo que he hecho es indecente, pero me gustaría que probaras un poema con el yo lírico expuesto: dejá que le peguen las miradas lectoras, que baile su tristeza desnuda.

YOR dijo...

FELIZ CUMPLEEEE! o algo así, mi enredado amigo...

Proyecto María Castaña dijo...

Jorge, el cumple de nuestro amigo fue en abril -como refiere el texto- lo que pasa es que el retrasa unos meses para transformar este hecho en experiencia poética.
(En fin, atrasa como reloj con cuerda robada, pero hay que entender a los artistas).

sobrenubes dijo...

Me costó leer el texto, sobre todo al principio, no podía encontrar una buena lectura...
"la máquina permanece
quieta, tanto que se teme
ya nunca vuelva a funcionar."
Ah, y debo admitir que no sólo me olvidé de su cumpleaños en la realidad, sino también en este espacio, ya que los comments me ayudaron a darme cuenta de ciertas cosas del poema. No sé qué me sucede últimamente sergio querido, pero sé que igual usted me entiende.
A diferencia de María Castaña, me gusta la impersonalidad del "se escribe", creo que está bien colocado y deja lugar a la acción o a la imágen, más que al yo.
El final, me encantó. Tan amargo, tan triste, y a la vez tan bello.

Saludos!

sergio dijo...

Pau:

Es cierto, lo que hizo es indecente. Qué es eso de llenar de dudas a un ARTISTA? jaja. En realidad, lo había pensado (abandonar la impersonalidad) pero luego volví sobre mis pasos, porque todo el poemas está construido, como un cuento, en función del remate en el que sí hay una primera persona.

Gracias por tomarse el trabajo.



YOR:

como bien dice nuestra amiga Paula, mi cumple fue en abril. Gracias de todos modos por el saludo.

Pero, ya que estamos aprovecho para hacer una aclaración: nada de lo que aparece en este blog es reciente. Nunca, jamás publico algo que haya escrito recientemente. Es casi una regla. Entonces, donde se habla de tristezas o de alegrías (¿alguna vez hablé de alegrías?) hágase a la idea de que son viejas. Incluso este cumpleaños del que hablo es probable (no lo recuerdo) que sea el del año pasado. Y sí, así retraso.

sergio dijo...

Anto:

Tal vez el texto (con ud ya son tres los comentaristas que han aludido a su "complejidad, enredo") se un poquitín oscuro. Pero bueno, es lo que salió. Gracias de todos modos por su defensa. Besos.

Hernán Schillagi dijo...

Querido amigo: molesto con una aclaración, ya que en un comentario que Ud. hace en El Desaguadero vuelve a caer en el mismo error. "Onomástico" y "Cumpleaños" no son sinónimos. El "onomástico" se festeja otro día que no es el que naciste, sino el día del "santo" que Ud. lleva su nombre. Eso quiere decir que debería buscar en el "Santoral" y ver que "San Sergio mártir" (sí , existe!) cae un 24 de febrero. O sea que de otoño y de abril, nada de nada.

Por otro lado, el poema está buenísimo. Me encantó la metáfora de "una gota en el engranaje/y otra vez se escribe...". El cuerpo es literalmente una máquina que funciona (en nuestro caso) con la combustión de tinta y desengaño. El final es medio melodramático, pero cumplir años (y no el día del santo!) da para ponerse así.

Hernán Schillagi dijo...

Para que no se moleste en googlearlo, ya que yo lo hice ahí lo tiene, pero yo le deseo lo mejor (no como a éste mártir):

"San Sergio mártir, sacrificado en Cesarea el año 304. Cuentan sus cronistas que se celebraba en esta ciudad una fiesta de acción de gracias a los dioses por la feliz llegada del prefecto Sapricio, que traía el mandato del emperador Diocleciano de poner en marcha la gran persecución de los cristianos, publicando el respectivo edicto. En medio de la celebración, avanzó Sergio entre la multitud, se presentó ante el prefecto y le desafió diciéndole a voz en grito que sus dioses serían incapaces de mantenerse en pie cuando él invocase a su Dios contra ellos. Invocó Sergio el nombre de Jesús contra los ídolos, y éstos cayeron de sus pedestales hechos pedazos. El pueblo, enfurecido, pidió venganza y el prefecto ordenó torturarlo con todos los tormentos. Pero como éstos no le hiciesen mella, acabaron decapitándole. A continuación lo despedazaron en la plaza pública. La fiesta de este santo se celebra el 24 de febrero."

sergio dijo...

Amigo Hernán: eso me pasa por confiar en un vulgar diccionario de sinónimos. Le agradezco que se haya tomado el trabajo de explicármelo. En cuanto al final medio melodramático del poema es un poco en homenaje a ud, que me decía que me había vuelto excesivamente frío. Es verdad que me fui de "mambo" (qué ochentoso estoy!), pero igual me gusta el exceso verbal.