19 de mayo de 2009

¿DESEQUILIBRADO, YO?




Un mensaje desata mi imaginación, la excita. Abre la dicha de la palabra justa, el taxi al alcance de un gesto, la confusión de los sudores, la fatiga acariciada por el primer rayo de sol. Pero entre tanta dulzura de novela rosa, se cuelan los dardos de la indiferencia, del desencuentro. Y con ellos, el miedo. Un miedo que avivaría la emoción de internarse por los más oscuros senderos del bosque. Luego, la sospecha de que esto no es sino candidez, lisa y llana, y que el miedo es solo eso. Y todo, porque en la pantalla de mi celular, debajo de tu nombre, por un instante brilló un lacónico: tengo ganas de verte.

11 comentarios:

sobrenubes dijo...

Hacía mucho que no pasaba por acá a leer tus textos. Siento que algo ha cambiado....la temática tal vez, los medios presentados en los textos, pero me gusta, es muy interesante. El hecho de tomar esos mensajes fríos de los celulares y convertirlos en poesía por lo que nos hacen sentir las palabras que cargan, es bello.

Igual te recuerdo aullando por esa persona que no te escribe -la cual varía, lo sabés-, gozando con la espera, ya que se trata de histeriqueo y esos son los códigos. En el fondo, aunque nos quejemos, nos gusta eso, somos un poco masoquistas...porque si no, qué escribiríamos?

Hernán Schillagi dijo...

Qué buena que está esta prosa de tema modernoso.

Pienso en los grandes personajes de la espera de la literatura y el arte: Penélope (de Homero y de Serrat), Diego de Zama, el coronel no tiene quien le escriba, el reciente "Viajero inmóvil" de Toledo, la (chota) del muelle de San Blás (de Maná), etc. Este texto retoma el tema y lo pone en acción. La espera se ha terminado, entonces la desesperación, el pánico, el desequilibrio aprietan más y más el tenso nudo de la narrativa. Sin embargo, la muy guacha de la literatura, como siempre, nos escamotea el encuentro.

Proyecto María Castaña dijo...

Lacónico y todo es "el" mensaje. Uno puede secarse esperándolo como cuenta el Schillagi con todos sus ejemplos literarios y musicales. (Se nota que le entraste duro al coronel por estos días, ¿no?).

Me gustó el inicio y el final, en el desarrollo no me convenció del todo la cuasi-definición del miedo asociada con la candidez, o me duele la cabeza o no la entendí.

Pero el remate es espléndido, de antología.

Nituni dijo...

Siento mas o menos lo mismo: El sms que llega muy de vez en cuando hace compensa semanas de indiferencia y hace pensar que aun hay esperanza. Lamentablemente, en vez de decirme "tengo ganas de verte", su ultimo sms era para contarme que la hurraca que anidaba en su techo, se fue (te juro, ese era el mensaje!)
Y yo ilusioanda. Tonta, pobre tonta.

sergio dijo...

Anto:

gracias por los halagos. Pero ¿histérico yo? ¿masoquista? Naaa. Lo mío es pura experimentación, puro sacrificio en los altares de la literatura!!!!

sergio dijo...

Hernán:
¿prosa de tema modernoso? Desde ya me niego a semejante denominación. De aquí en más “Canciones en prosa, sin estribillo” jajaja. La verdad, no recuerdo si la literatura escamoteó el encuentro. Lo que sí hizo fue (mal) disimular la agonía de la espera y poner en primer plano la sorpresa del sueño cumplido. Y también algún que otro desborde.

sergio dijo...

Pau:
Es exactamente eso: EL MENSAJE.
En cuanto al aspecto que ud encontró oscuro es una sospecha. Digo, cuando me pongo excesivamente optimista respecto de algo, seguro acto seguido pienso que soy un cándido que tragó mucho discurso psi de talk show en los noventas.

sergio dijo...

Nituni:

Amigo, no desesperéis.

O bien se da cuenta de que eso con lo que vivía era una urraca y regresa a vuestro lecho,

o vuelve definitivamente con la urraca, adoptan pequeñas urraquitas y viven felices por siempre (si es eso posible en un nido de urracas)

y ud, divino, en cierto recital deslumbra a cierta estrella pop de apellido Tennant, abandona París y se instala en la campiña inglesa y todos los días sale a cazar urracas (si es que las hay en la campiña inglesa, cosa que ignoro) sólo pa despuntar el vicio.

Proyecto María Castaña dijo...

¿Discurso psi de talk show de los '90?, ¿qué veías, querido? ¿Lía Salgado? ¡Dejate de joder! Entrale al optimismo como perro hambriento, si viene "el mensaje", las dudas al tacho, ¿entendiste?

Nituni dijo...

Siiii!!! Por favor!!!

LOLA dijo...

HABRÁ PARTE 2?

LOLA CIENFUEGOS