29 de abril de 2009

ELIZABETH TAYLOR ES LA PRUEBA O ATEOS ABSTENERSE



En National Velvet, una jovencita, azules los ojos, soñadora la mirada, cuenta a cámara que cada noche suplica a Dios la convierta en la mejor jinete de Inglaterra. A la luz de los años, a la luz de los padrillos (Milton, Wilding, Todd, Fisher, Burton, Burton, Warner, Fortensky), ya no cabe dudar sobre la existencia de Dios, ni sobre su generosidad.

13 comentarios:

LuisGui dijo...

Ja ja ja ja ja ja ja... Lo que sí existe es la acidez de tu verbo. Todavía me estoy riendo. Y después dicen que todo es gris. Gracias por eso. Un abrazote. Siguiente capítulo en camino.

Alan Afuera dijo...

"Ateos abstenerse"... estoy pensando que asi deberia llamarse tu primer libro (jaja)

abrazo

Alan

Proyecto María Castaña dijo...

Yo creo que su padrillo fue Burton, ¿alguien lo duda? Me parece que los otros no llegan a la categoría de mulas viejas que solo obtuvieron de Liz un galope cansino. Más que jinete me gusta el término ecuyere (sí, de tu amado francés), aparte tiene más relación con el circo y la fantasía. La Taylor está más cerca de ese mundo.

Nituni dijo...

Se caso con todos esos?
Ay, que enamoradiza esta chica, por favor!

Hernán Schillagi dijo...

Leí por ahí que volverse a casar es el triunfo del amor sobre la experiencia. Y sí, ese cuerpo con todo eso adelante merecía repetición y variedad. jaja

sergio dijo...

Luis: a veces la vida puede ser divertida. Hay que tener, creo, el ojo atento a ciertas situaciones como esta que planteo en el post.

sergio dijo...

Alan:

Mi primer libro merecería intitularse "lectores abstenerse". Gracias por el comment.

sergio dijo...

Pau:

que Richard haya sido el mejor, no quiere decir que la bella liz no haya montado al resto. Los montó y eso es lo que cuenta. Jajaja

sergio dijo...

Nituni:

Más que enamoradiza es una boluda. Ta bien que uno tenga ganas de mucha gente, pero hay necesidad de los papeles. Naaa.

sergio dijo...

Hernán:

Parece que la bella Liz en sus mejores épocas era desmesuradamente pechugona, que los diseñadores de ropa de los estudios se las veían negras para que semejantes pomelos no reventaran los trajes y la pantalla.

Proyecto María Castaña dijo...

Sergio:

Eso de los diseñadores es un mito para alborotar ratones. Liz ha sido casi toda su vida bastante gorda, o sea, los vestuaristas no solo debían pensar donde poner su delantera sino también como disimular su traste, rollos, papada, etc.

Hernán Schillagi dijo...

Paula: hummm... yo, como buen ateo, NO me abstengo de creer todo sobre pechugonas. Y los vestuaristas que dicen de su gordura explosiva, hablan de envidia.

Y sí, ratones me hice con la anécdota :-P

Proyecto María Castaña dijo...

Yo sé que voy a quedar como una envidiosa -en realidad lo único que le envidio son los ojitos turquesas- pero Liz, salvo en los '40 y '50, siempre fue una gorda decadente y borracha. Las tetas valen la pena con 60 de cintura y 100 de cadera. Una heladera Siam con 120 de pechuga sigue siendo una Siam.