18 de agosto de 2009

DETRÁS DE UN VIDRIO EMPAÑADO.

Tu cara en Facebook, o mejor, el mucho trabajo que me costó reconocerla, me confirma que no es vano el tamborileo del reloj, que su insistencia horada la memoria, la reblandece. Es que, cercenada la indisciplina de sus ondas, es otro tu pelo; por ende, otro el conjunto. Pero allí están tus ojos, anudándome a una conversación lejana donde se entreveran Tartufo con las ventajas de cierto sillón, el colegio ingrato con los padres y los hermanos. Pero no están tus manos. Esa blancura casi transparente por la mezquindad de tus bolsillos regateada. O quizá, la ocultaron para que, abierto el abismo, yo sintiera que al perderte nada perdí.

7 comentarios:

Hernán Schillagi dijo...

Amigo! muy bueno el relato. Me gustaron varias cosas: le puso tìtulo, al fin!

En serio, me atrae mucho cómo las nuevas tecnologías se incorporan rápidamente a nuestras vidas cotidianas, para luego aparecer en la literatura como un disparador de un tópico clásico: la soledad del distanciamiento. Otrora la carta y su demora de caracol, luego el telégrafo, breve como el haiku y japonés en su idioma; para que después aparezca el teléfono en todas sus versiones distantes de la soledad.

"Tu cara en Facebook", sí, o cómo la vida nos recorta las expectativas que caben en un cuadradito de 6x5cms y que no hay un "doble click" que lo haga crecer.

Proyecto María Castaña dijo...

A mí con don Facebook me pasó algo idéntico, pero opuesto en cuanto a los elementos que escamoteaba la imagen mezquina. De pronto, encontré el nombre de un hombre fundamental en mi primera juventud... no estaba su rostro -había puesto una infantil carita de Homero Simpson- pero en una foto de álbum estaban sus manos sosteniendo a una sobrinita. Esas manos de pianistas, azules de blancas que tanto me estremecían... la verdad, sentí un golpe de 220 en la espalda.

sergio dijo...

Amigos:

La ilustración de este post os la debo. En realidad un poco por pudor, un poco por inutilidad no colgué la fotografía del caso.

Hernán: para mí, que no soy usuario de facebook, el tamaño de las imágenes es más pequeño aún. Así es que, como supondrá, a partir de una pequeña fotografía monté todo este asunto.

Paula: no se preocupe. Según la Ñ de la otra semana, el 90 % de los usuarios de esta red social la usa para buscar ex. Me parece que para complacerse (complacernos) en cómo la destrucción del tiempo alcanzó sus caras.

Nituni dijo...

Permitame decirle que ha salido usted muy bien en la nueva foto.
Perdon por mi ignorancia, pero "durasiano" viene de "durazno"?

sergio dijo...

Nituni: de acuerdo a mis capacidades intelectuales, dusasiano bien podría venir de "durazno" (no soy precisamente brillante). Pero no, viene de la exquisita Marguerite Duras.

En cuanto al elogio, se lo agradezco. Y le comento que soy muy muy mal modelo. Pero fernet de por medio te poso como sea.

YOR dijo...

Viejas disquisiciones en un modernísimo contexto... hay quienes dicen que hemos evolucionado, otros, en cambio dicen que cambiaron solo los modos, pero que en lo esencial, seguimos siendo iguales.

sergio dijo...

Yor amigo:

Absolutamente de acuerdo. Los medios cambian pero en esencia seguimos siendo los mismos. La literatura da sobradas cuentas de ello. La pasión, el dolor en un personaje de Shakespare, por ejemplo, aunque las condiciones sociales se hayan modificado, son bastante parecidas a las que podemos padecer experimentar en el dos mil nueve.