2 de diciembre de 2009

POS(T) OPERATORIO


Duele mucho, mucho.
Duele mucho.
Duele
-quiero mi vida-.
Duele menos.
¿Duele menos?
Casi no duele
-quiero alguna vida-.
¿Duele?
No duele…
¡No duele!

6 comentarios:

sergio dijo...

GRACIAS A PAULINA POR LAS FOTOGRAFÍAS DE LOS ÚLTIMOS POSTS. EL TÍTULO DE LA SERIE ES, COMO NO PODRÍA SER DE OTRO MODO, "LA MORIBUNDA".

Proyecto María Castaña dijo...

Esa transmutación del dolor físico al existencial me pareció genial, sin cortes. Dolor existencial que, por otro lado, está anestesiado y se trata de ocultar con la afirmación voluntarista del último verso.
¡¡¡Buenísimo!!!

sergio dijo...

Paula querida: le agradezco el comentario. Igual, no sé si lo entiendo mucho. Sabe, este post es la continuaciòn del anterior. Vale decir un diario aunque sin fechas. Y es que, una persona como yo, luego de una operación a lo sumo puede anotar dos palabras por día. O menos.

Proyecto María Castaña dijo...

¿Cómo que no me entiende? No sea remolón, piense un poco. Sobre lo que ha escrito acerca de sus días de (im)paciente, no mienta: he visto mucho texto. ¡Ánimo! Publique algún poemita de tópico médico. Aproveche que el tema está de moda y dediqueseloa ese ser misterioso que le alegró una de sus mañanas de internación.

Proyecto María Castaña dijo...

fe de erratas: las palabras que se pegan se debe a errores que estoy teniendo en el cuadro de comentarios.

La pequeña Lulú dijo...

Hoy visito tu blog por primera vez y me gustó mucho. espero que ya te sientas mejor y que sigas posteando cosas bonitas. Besos