3 de octubre de 2011

LAS COSAS POR SU NOMBRE






Carmen: -¿Por qué es más importante ser fiel a los sentimientos que a los cuerpos? (Insaciable. Armando Bó)



Al esperarte
no solo se dilata el tiempo
también el morbo se inflama:
esperarte es esperar
tu cuerpo y sus partes
el envés de las partes de tu cuerpo:
los ojos que dan lúbricas bienvenidas
la concentración de la boca
cuando fragua la caricia
menos sutil pero más efectiva
el hueco al final de la espalda
cuenco diminuto que recoge
el sudor de los trabajos del placer

cuando te espero
espero sobre todo ese lado
que por auténtico
por anterior a la maestra y el catecismo
acaso no sea el lado b

y es por fin encontrarte
y constatar orgulloso
que han sido gemelas
mi espera y tu espera.


5 comentarios:

Barbado Whisky Matinal dijo...

Me gustó mucho, sobre todo por ciertas reminiscencias nerudianas o vallejanas tal vez. Efecto buscado o simple casualidad imaginada solo por este lector? "Resalto esta por su belleza y pulcritud: "que por auténtico
por anterior a la maestra y el catecismo
acaso no sea el lado b".
Saludos.

sergio dijo...

Barbado: muchas gracias por el comentario. La verdad es que ni Neruda ni Vallejo son poetas que tenga muy presentes a la hora de escribir, pero bueno, son tan oscuros los caminos de las influencias. Tal vez alguna palabra, alguna construcción hayan viajado a través de los años, desde mi adolescencia, desde mi primera juventud cuando los leía con mucho amor, y se hayan instalado, sin yo saberlo, en mi poema. Y sí, uno nunca sabe en qué rincón del cerebro se incrusta lo que lee.

Hernán Schillagi dijo...

Sergio: con respecto a las (malas) "influencias", Alicia Genovese habla del "imaginario" que hay en cada poeta al escribir. A veces, lo visita con evidencia, como Borges; y otros, como en el caso de Marosa Di Giorgio, lo hacen de modo inconciente.

Siempre me gusta comentar poemas sin caer en la referencia a los "grandes", ya que clausura un poco el análisis y echa un sutil manto de "plagio".

Aunque es llamativo su visita al poema erótico. Veo expresiones muy propias de su poesía anterior, no deja de haber reflexión y esa cadencia que te caracteriza.

Es muy complicado, como decía Irene Gruss, escribir erotismo y no comentir al poema en un tratado de anatomía.

Hay un juego malicioso con algunas palabras, más allá de cierto prosaísmo, como en "lúbricas bienvenidas". También una búsqueda manifiesta para que el lenguaje sea frío: "efectiva", "auténtico", "trabajos".

Creería que la poesía erótica es todo un género muy visitado y vapuleado por encendidos pseudo-poetas. Por eso es todo un desafío abordarla y tratar de no caer enredado entre la maleza. Aunque a esta altura, enredarse y estar sobre la maleza sería lo más interesante, jaja.

sergio dijo...

Hernán: la verdad es que todavía me emociona que alguien se tome el trabajo de leerme y luego escribir sobre eso que leyó, y más cuando lo hace con tanta inteligencia y humor.

Ud sabe que yo nunca sé muy bien adonde voy cuando empiezo a escribir. Todo surge de la necesidad de anotar una imagen, el núcleo inalterable del texto (en este caso: la boca concentrada), a partir del cual construyo el resto.

En cuanto al género, ignoro si este poema es erótico o no. Tal vez, por su ausencia de ideas amorosas, sea más bien pornográfico, pues el sujeto que enuncia no parece estar muy interesado en los sentimientos de su interlocutor. Es más, creo que el poema tiene más que ver con una de esas escenas de cine triple x en las que, según me contaron, a propósito de nada (bueh, de la cachondez) la gente comienza a coger. ¿Será que los “personajes” del poema son un poco cínicos? Es posible.

Respecto del léxico que ud analiza tan bien, le diré que siempre es más o menos lo mismo: usar todo lo que tengo a mano. Si aparece una de esas palabras que por historia son consideradas poéticas, en tanto me sirva, la uso. Lo mismo vale para palabras más frías o prosaicas. Todo depende del lugar que ocupen en el tejido.

Finalmente, le digo que la idea de enredarme me gusta bastante, pero no sobre la maleza. Uno está grande para arriesgarse al ataque de un insecto o para ser sorprendido por la autoridad pública en un parque municipal.

silvita dijo...

Neruda, Vallejos, Borges? no tengo idea.Pornográfica o erótica? menos. Sólo me gustó mucho. Sexo, amor? "tu espera y mi espera han sido gemelas", qué bueno poder sentirlo así!