5 de julio de 2013

YO SOY SOLO




Como otras veces 
llego a mi casa del trabajo 
hambriento de conversación 

estar vivir con alguien 
es también, imagino
ejercitar de un modo cotidiano y natural 
o natural por cotidiano 
el músculo de la memoria
que tal dijo tal cosa
que una mujer y su bebé en el micro
que un viejo en la cola del banco
palabras que regresen el día
lo repitan y acaso
le den un sentido

lo más duro de la soledad
es que al otro lado de la puerta
no espere un oído atento
ni la curiosidad de una voz que pregunta
lo más difícil, es la obligación
de ejercitarse para uno mismo
para evitar la atrofia

debe ser por eso
que en las noches escribo poemas
poemas como fotos
de aquello no escuchado por nadie.

5 comentarios:

Fragaria Vesca dijo...

¡Qué quiere que le diga, Pereyra... cada día escribe mejor! Adoré.

Marisa Perez Alonso dijo...

Hola Sergio. ¡Cuánta delicada elegancia para destilar melancolía! Merecidísimos aplausos. Pero no coincide el título, que es más una expresión de la calle, con el tono del poema tan sutil.
"Detrás de la puerta no espere un oído atento...", me pareció excelente.
Abrazo.

Anónimo dijo...

Fragaria querida, gracias por el comentario. Me estoy esforzando mucho. Ud sabe que, además de solo, soy un alumno abnegado jaja. Sergio

Anónimo dijo...

Marisa: sabe qué, el título no sé si es el mejor, pero creo que le da cierto aire irónico que a mí me gusta. No quiero que la gente crea que estoy al borde del suicidio.

Doc Wotefak dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.