3 de mayo de 2010




A mis dulcesdieciséis
era como todos
un futuro espléndido
una lengua anegada de subjuntivos.

A mis dulcesdieciséis
cambié descapotables en Las Vegas
noches de rockstar
tu amor y alguna revolución
por la modesta opacidad
de los cuando lea
de los cuando escriba.

A mis treinta y seis
los libros y los cuadernos
han sido una patria
frágil, inestable
patria al fin.

¿Y ahora qué?
¡quién lo supiera!
(Sí, otro subjuntivo
a mis dulcestreintayséis).

6 comentarios:

Proyecto María Castaña dijo...

Tengo mis reservas con casi todo el poema, pero como es tan personal hablar sobre que se siente a una edad determinada, dejaré mis críticas para cuando nos encuentre la esquiva oralidad. Simplemente me detendré en el elogio: la tercera estrofa es genial porque encierra esa emoción que compartimos todos los que intentamos escribir: finalmente, patria tiene poco que ver con una noción territorial, patria son los libros que nos han recorrido para herirnos, modificarnos, alterarnos hábitos de vida y escritura, ilusionarnos falsamente, decirnos verdades a gritos o subrepticiamente a las que hemos llegado después de relecturas y subrayados.
Me encantó esa estrofa. Un beso, querido.

sergio dijo...

Me gusta eso que dice de la lectura. Me encantó el "me encantó" esa estrofa. Tómelo como lo que es: un chistecillo. Nada más.

Hernán Schillagi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hernán Schillagi dijo...

Sergio: sí, en términos a lo "ciudadeseo", sería un "post-ema": un híbrido entre el post y el decir poético que no siempre tiene que ser solemne.

Hace tanto que le dije "feliz cumpleaños" que ya me parece que tiene 37, jaja!

Sin embargo, compartimos sueños a los (para mí)amargosdieciséis. Pero recuerde que nos hemos prometido en la treintena ser un par de "rockstars de la ensayística".

¿Le tengo que decir nuevamente que "patria" me suena al peor Benedetti? Sí, ya sé: otro de sus chistes. Jaja.

Proyecto María Castaña dijo...

En "alma", Hernán, estamos de acuerdo. Horrrrible. Pero "patria" es hermosa, soy una patriotera de esa palabra. Cada vez que alguien la nombra se me iza la bandera en la sangre. "Nación" me parece más dura, fría y castrista. Casi una palabra masculina pese a su determinante femenino. "Patria" es como "madre", la manera más dulce de referirse a la propia identidad.

Sergio, sería una pena que hubieses usado "patria" como un chiste o parodia ya que la estrofa donde aparece me conmovió mucho.

Hernán Schillagi dijo...

Paula: más que castrista, castrense la palabrita. La idea de "nación" es hermosa siempre y cuando no se piense que la de uno es la mejor del universo. Es un modo de respetar las identidades, tolerar las diferencias y aunarlas en una sola patria grande. Pienso en la nación mapuche, en la nación gitana y en todas las naciones que integran la Patria Grande Sudamericana. Estaría bueno, me estoy yendo al carajo, que en este Bicentenario se desmilitaricen y desfutbolicen (mundial aparte) esas palabras.

Pero si hablamos de poesía, sigo pensando lo mismo.